January 29, 2018 by IDW

El cálculo exacto de los costos de envío a través del envío de contenedores o camiones para las empresas de América del Norte es fundamental para mantener la rentabilidad. La naturaleza dinámica del costo entre el envío de contenedor y el de carga de camión conduce a una situación en la que las empresas deben tener una amplia conciencia del mercado de envío y elegir la opción más efectiva para ellas en las condiciones actuales del mercado. Navegar por los pros y contras de cada opción es un proceso continuo que puede presentar desafíos únicos para cada compañía. Aunque los costos deben ser equilibrados entre las dos modalidades de envío, también existen otras preocupaciones que afectan la decisión de ir con una opción sobre otra.

La importancia de la infraestructura

El envío a través del contenedor es ventajoso para muchas compañías porque les permite aprovechar las diferentes modalidades de envío, incluido el océano, el ferrocarril y el camión sin inconvenientes. Conocido como el envío intermodal, este método tiene fortalezas inherentes a la carga de camiones para los bienes que se importan y luego se distribuyen a nivel nacional. Sin embargo, para que el envío intermodal sea rentable para las empresas nacionales, deben tener acceso rápido a la infraestructura necesaria que lo respalde. El transporte interno intermodal depende en gran medida de las redes de carreteras y ferrocarriles para facilitar el movimiento de mercancías entre lugares. La salud, la eficiencia y la ubicación de la infraestructura nacional de transporte intermodal es un factor importante para las compañías de NA al momento de decidir el método de envío ideal. El transporte interno intermodal ha sido un área de crecimiento significativo en los últimos años para la industria ferroviaria de los EE. UU. Como tal, las inversiones dirigidas al desarrollo de la infraestructura de EE. UU. Para respaldar un mayor envío interno intermodal darán como resultado los costos de envío más bajos, una disponibilidad más amplia y una mayor eficiencia en los próximos años.
La ubicación es clave

Al determinar los costos de cada tipo diferente de opción de transporte, la ubicación de los centros de recepción y distribución es clave para las empresas de América del Norte. Las empresas que operan cerca de puertos concurridos en las costas oeste y este de los Estados Unidos pueden encontrar que el envío intermodal es la opción ideal para ellos. En contraste con esto, las compañías que operan fuera de los estados sin litoral tendrán que sopesar los beneficios y desventajas de la carga de camiones frente al envío de contenedores. El acceso fácil a las líneas ferroviarias puede hacer que el transporte intermodal sea una opción atractiva para los distribuidores sin litoral, ya que les permite mover mercancías internacionales por mar, ferrocarril y camión sin tener que descargar o manejar su carga. Por otro lado, algunas empresas que no tienen acceso fácil a la infraestructura de transporte intermodal pueden encontrar que los costos, la velocidad de entrega y los requisitos de carga para el envío por camión hacen que sea la opción más deseable.

La demanda influye en la dinámica

Los canales de envío intermodal y de carga de camión experimentan una demanda sin precedentes. La gran demanda de servicios intermodales y de carga de camiones está causando volatilidad en los precios de envío en el corto plazo y puede llevar a un aumento en los costos de envío a largo plazo si el desarrollo de la infraestructura no logra alcanzar la demanda. Además, la mayor masa de bienes que se mueven a través de canales de transporte marítimo y terrestre está provocando un aumento en los casos de envíos retrasados ​​debido al alto tráfico en las regiones y puertos de embarque comunes, mayores tiempos de espera para que los bienes se descarguen y procesen a través de la aduana y mayor presión sobre el equipo que se usa en la industria del transporte. La industria del transporte está tratando de modernizar las operaciones y crecer para satisfacer la demanda, pero se esfuerza por mantenerse al ritmo del cambio.

En los próximos años, la naturaleza dinámica de los costos de envío de mercancías a través del transporte intermodal o camiones continuará dando forma a las decisiones de las empresas de América del Norte. A medida que la automatización aumentada comienza a aplicarse a gran escala en la industria del transporte marítimo intermodal, la eficiencia que la automatización traerá puede hacer que el envío por tierra sea mucho más deseable para el movimiento de productos nacionales. Al mismo tiempo, una mayor automatización no se limita al sector del transporte intermodal. El envío por camión está a punto de modernizarse, y las empresas exploran los camiones sin conductor como una forma de reducir los costos operativos y aumentar la eficiencia. Además, a medida que la industria del transporte marítimo continúa adaptándose para acomodar el aumento de la demanda, la volatilidad de los precios debería comenzar a estabilizarse. Por último, a medida que se mejore la infraestructura para facilitar aún más el movimiento de productos nacionales y extranjeros hacia América del Norte, las empresas podrán prever de manera más confiable los costos de envío para trasladar sus productos al mercado. Para las empresas de América del Norte, decidir entre el envío intermodal y de carga de camión en las condiciones actuales del mercado requiere equilibrar la eficiencia, el costo y la ubicación para encontrar la mejor opción en ese momento. En ocasiones, la compensación entre el envío intermodal a un ritmo ligeramente más lento, en comparación con los costos más altos en el envío por camión, puede hacer que las empresas ajusten sus ciclos de fabricación y distribución para acomodar tiempos de envío más largos. Las empresas que demuestren flexibilidad y se mantengan al tanto de los cambios en la industria del transporte estarán en una buena posición para garantizar constantemente vías de envío consistentes y rentables.